“La última película”, de Peter Bogdanovich

“La última película” (The last picture show, 1971) sea tal vez la mejor realización de Peter Bogdanovich y, según la crítica especializada, uno de los mejores trabajos cinematográficos de la década del 70. Con un elenco de actores verdaderamente superlativo, Bogdanovich rinde aquí un exquisito homenaje y expresa toda su admiración por los grandes directores del cine clásico norteamericano, como John Ford y Howard Hawks, echando mano de la novela de Larry McMurtry para desarrollar un relato coral a modo de parábola acerca de la inocencia y su final, del inicio de la madurez, del amor, de la soledad y de la amistad verdadera. Teniendo como telón de fondo una pintura social de la época, la película aborda con delicadeza y audacia el tema de la emergencia de la sexualidad en los jóvenes, y lo hace con sorprendente autenticidad, por medio de una historia ambientada en un pequeño pueblo de Texas, donde dos amigos a punto de egresar del colegio se ven enfrentados al difícil paso hacia la adultez. Hay que destacar que dos de sus excelentes intérpretes, Cloris Leachman y Ben Johnson, ganaron el Oscar por su trabajo como actores de reparto.

The Last Picture Show

laltimapelcula4

Estados Unidos, 1971

126 minutos

Género: Drama de época (Angustia Juvenil – Relaciones Familiares, en los años 50)

Director: Peter Bogdanovich

Actores: Cybill Shepherd, Jeff Bridges, Timothy Bottoms, Ben Johnson, Cloris Leachman y Ellen Burtstyn.

Comentario:

Parece que le saca un poco de sus casillas a Peter Bogdanovich el que le recuerden que es un caso típico de crítico de cine metido a director, como lo fueron en su día los jóvenes franceses de Cahiers du Cinéma como Truffaut, Godard y Chabrol. Él prefiere que se le recuerde como un estudiante de interpretación que eventualmente escribía, que siempre había soñado con dirigir cine y que mantuvo en su juventud excelentes relaciones de amistad con directores como Orson Welles, a quien realizó una de las mejores entrevistas que se le hayan hecho al genio.

Cuando decidió llevar al cine “La última película”, Bogdanovich tenía entre manos un buen material para empezar, la novela homónima de Larry McMurtry, quien también intervino en la elaboración del guión.

“La última película” está ambientada en un pequeño pueblo tejano en los años que median entre el final de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea, tiempos de desconcierto en los que un grupo de jóvenes lucha por salir adelante, por descubrirse como personas en el marco de un entorno poco favorable, hostil, opresivo y asfixiante. A muchos de ellos les falta todavía por descubrir el sexo, entre otras cosas, así como lidiar con una sociedad tremendamente conservadora en la que todo está dominado por lo masculino. En el reparto podemos apreciar a varias de las jóvenes promesas del cine independiente estadounidense de aquel tiempo, hoy actores sobradamente conocidos: Cybill Shepherd, Timothy Bottoms, Randy Quaid y, destacando sobre todos ellos, Jeff Bridges, para quien “La última película” fue el factor que disparó definitivamente su carrera como actor.

Peter Bogdanovich decidió rodar esta película en blanco y negro como el más eficaz recurso para subrayar la a menudo personalidad sombría de la novela. Es un blanco y negro dirigido por Robert Surtees, responsable entre otras de la fotografía de títulos como “Quo Vadis”, “The Bad and the Beautiful”, “Mogambo” y “Verano del 42”.

Bogdanovich huye del artificio y persigue una mirada naturalista mediante recursos como la banda sonora (toda la música de la película surge de dentro de la misma, de objetos integrados en ella y no hay músicas incidentales). y no consintió que nadie, aparte de él, se encerrara en la sala de montaje, fase de la que se sintió responsable hasta que la productora practicó dolorosos cortes, felizmente recuperados en el “montaje del director” de “La última película”.

El título, “La última película”, alude al último pase cinematográfico en la sala de cine de Anarene, la imaginaria localidad tejana en la que transcurre la acción. Por cierto, que la última película no era otra que “Río Rojo”, elección con la que Peter Bogdanovich deja meridianamente clara su condición de admirador de Howard Hawks.

Puede afirmarse que Peter Bogdanovich heredó la sensibilidad, la pureza y la transparencia de los grandes cineastas que murieron en la misma época que lo vio nacer. Su filmografía, a medida que llegaban otras sensibilidades, sufrió una incomprensión natural; la lejanía con las modas y el desapego a las concesiones hizo el resto: Bogdanovich se convirtió en un outsider del cine norteamericano muy poco después de recibir amplios elogios por The last picture show.

Lo que Bogdanovich quiere y consigue contar, con la delicadeza de un clásico, es la historia de soledades pavorosas, sueños frustrados y amores que no fueron; en un grupo humano que se desmorona. La iniciación sexual de Billy, el joven subnormal, la invitación de un joven rico a Jacy (“ven a verme cuando no seas virgen”), y la espera de la señora Lith por su amante que no llega, pertenecen a un mundo definitivamente desolado. Sólo el cine Royal significa algo en ese espacio; un cartel anuncia Wagonmaster (John Ford, 1950) y, como se dijo, en la pantalla se proyecta la última secuencia de Río Rojo (Red River, Howard Hawks, 1948), con los primeros planos de los vaqueros que gritan la partida de la manada, el comienzo de una nueva aventura.

Pero es la última función, ya no habrá nada que hacer en el pueblo con el cine cerrado; ahora los personajes del villorrio de Texas emprenderán su propio camino, pero en las antípodas de toda grandeza. Bogdanovich los retomará en Texasville (1990), cuando todos los fracasos se han consumado y no queda más que la hipnótica nostalgia de Sonny por el pasado y el cine que se fue, los largos errores de Jacy y Duane en una vida que no pudo ser y la intensa soledad de Ruth.

Con “The last picture show” Bogdanovich ha dado un claro testimonio de una herencia cinematográfica clásica que habría seguido la suerte de esa sala de pueblo. Pero hoy y aquí, estamos enteramente dispuestos a invitarlos a adentrarse de lleno en el melancólico universo de ésta, La última película.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Películas proyectadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: