“Donnie Darko”, en Cinéfilo Bar (Miércoles 06/05 – 21 Hs.)

Dando inicio a la edición del mes de mayo de nuestro ciclo de los miércoles en Cinéfilo Bar, que consistirá en el repaso de algunos títulos emblemáticos de los últimos años de lo que se conoce como cine independiente norteamericano o cine “indie”, el día 06/05 se proyectará “Donnie Darko”, una película fascinante, perturbadora e impecable en todos y cada uno de los rubros que componen una realización cinematográfica. Fruto de una gran imaginación, éste es uno de esos filmes que tornan difusos los límites entre la razón y la insania, entre la realidad de la ficción y la fantasía o imaginación de los personajes, y cuyo visionado, en última instancia, conforma una experiencia audiovisual y psicológica que estimula la ulterior reflexión del espectador, esto a partir de imágenes muy atractivas, potentes, inquietantes y cargadas de significación.

La función dará comienzo a las 21 horas, en Bv. San Juan 1020.-

DONNIE DARKO

donniedarkoDirección y guión: Richard Kelly.

País: EE.UU.

Año: 2001.

Duración: 122 min.

Música: Michael Andrews.

Fotografía: Steven Poster.

Montaje: Sam Bauer y Eric Strand.

Intérpretes: Jake Gyllenhaal (Donald ‘Donnie’ Darko), Jena Malone (Gretchen Ross), Mary McDonnell (Sra. Rose Darko), Drew Barrymore (Srta. Karyn Pomeroy), Patrick Swayze (Jim Cunningham), Holmes Osborne (Sr. Edward Darko), Katharine Ross (Dra. Lillian Thurman), Noah Wyle (Profesor Kenneth Monnitoff), Beth Grant (Srta. Kitty Farmer), Maggie Gyllenhaal (Elizabeth Darko), Daveigh Chase (Samantha Darko) y James Duval (Jack).

Comentario:

“Donnie Darko” es un filme que se encuadra en la categoría de “cine americano independiente” pero que, paradójicamente, fue producido por una de las más populares “creaciones” de Hollywood como lo es la actriz Drew Barrymore, quien además interpreta un personaje en esta realización del debutante Richard Kelly, autor también del guión de esta película, la que rápidamente se convirtió en una obra de culto para las nuevas generaciones de cinéfilos.

Donnie (Jake Gyllenhaal) es sonámbulo y al parecer sufre de alucinaciones, a la vez que, mientras procura averiguar de dónde viene eso que ve y siente, tiene que lidiar con problemas cotidianos de cualquier adolescente en los años 80 en algún suburbio norteamericano: los padres, las molestas hermanas, la potencial novia, la convivencia en el colegio, etc.

Y sí, Donnie es un adolescente “problemático”, con trastornos de personalidad, que lo llevan a tener un comportamiento extraño. Donnie vive en un anodino barrio residencial de una no menos anodina localidad norteamericana (la presentación del barrio donde vive Donnie, al inicio del filme, es una verdadera maravilla), con su familia, también anodina y típicamente norteamericana. Tiene una especie de amigo imaginario, un siniestro conejo de gran tamaño, que sólo él puede ver, y que en una de sus apariciones le vaticina que el mundo se acabará en pocos días. Esa misma noche, el motor de un avión cae sobre la casa, justo encima de la habitación que ocupa Donnie, aunque no hay rastro del avión supuestamente accidentado. Así comienza este periplo circular que transcurre entre lo fantástico y la comedia más negra y amarga, deambulando por una atmósfera enrarecida y oscura, entre personajes grotescos, y sumergiendo al espectador en un ambiente enfermizo y anestésico, lo que para muchos críticos remite al universo visual de un David Lynch, por ese aire irreal que parece atrapar el momento justo entre el sueño y la vigilia.

“Donnie Darko” toma todos los elementos del cine adolescente de suburbio de los ochenta (el instituto, con los “matoncitos” de la clase, los marginados y su peculiar profesorado) para construir una extraña fábula, a veces críptica y rozando lo surrealista, que satiriza contra un mundo rematadamente loco, y que contiene un interesante aspecto de denuncia, por un lado de la hipocresía de los que comercian con impostadas proclamas sobre el amor, la fuerza de voluntad y los valores de la familia y que, en realidad, apuntan a sofocar la natural rebeldía de los jóvenes, y, por el otro, de la incapacidad y las insalvables limitaciones de los profesores progresistas para enfrentar el avance de una reacción de carácter conservador en el colegio.

La excelente banda sonora, envolvente y por demás apropiada, que incluye temas de Joy Division, Echo & The Bunnymen, Duran Duran y Tears For Fears, nos transporta a la atmósfera de la época y ayuda muchísimo al filme en su tono de película de adolescentes, con algo de fantasía y terror más un toque de humor negro, elementos todos que se combinan a la perfección para poner en marcha un procedimiento narrativo que deviene en un viaje onírico, de hipnotismo embriagador, en definitiva, en una experiencia cinematográfica altamente recomendable.-

donnie-darko-2

Anuncios
Explore posts in the same categories: Ciclo actual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: