“Annie Hall – Dos extraños amantes”, de Woody Allen, en Cinéfilo Bar (Miércoles 08/07 – 21 Hs.)

Tenía que llegar el momento y finalmente llegó; el próximo miércoles tendrá lugar la primera función de nuestro ciclo en Cinéfilo Bar (que ya va por su tercera temporada) en que habrá de proyectarse una película del maestro Woody Allen. En el marco de la edición del presente mes de julio del mencionado ciclo, que hemos denominado “Neoyorquinos: Allen-Scorsese”, el día 8 de julio se exhibirá un título de relevancia dentro de la prolífica carrera como director de Woody Allen. Hablamos de “Annie Hall – Dos extraños amantes”, realización del año 1977 protagonizada por el propio Allen y Diane Keaton. Se trata de una entrañable historia de amor, narrada con sensibilidad, solvencia, innegable originalidad, y, desde luego, notable sentido del humor, y en la que el pequeño gran Woody demuestra todo su talento en el terreno de la comedia.

La cita para ver “Annie Hall”, de Woody Allen, ganadora del Oscar a la mejor película, es el miércoles 08/07, a las 21 horas, en Bv. San Juan 1020.-

Annie Hall – Dos extraños amantes

Annie Hall

Título Original: Annie Hall

Director: Woody Allen

Año: 1977

País: EEUU

Duración: 94 minutos

Genero: Comedia

Fotografia: Gordon Willis

Producción: Jack Rollins , Charles H. Joffe.

Guión: Woody Allen , Marshall Brickman.

Reparto:

Woody Allen (Alvy Singer)

Diane Keaton (Annie Hall)

Tony Roberts (Rob)

Carol Kane (Allison Portchnik)

Paul Simon (Tony Lacey)

Shelley Duvall (Pam)

Colleen Dewhurst (Señora Hall)

Christopher Walken (Duane Hall)

Sinopsis:

Alvy Singer es un comediante de clubes nocturnos que a los 40 años hace un repaso de su vida tras romper con su última novia, Annie Hall. Cuenta sus amores, sus matrimonios y en especial la relación con Annie. Alvy es un tipo especial, algo neurótico, dominado por una serie de obsesiones que acaban por destruir cada una de sus relaciones.

Annie-Hall

Comentario:

Puede decirse que, tratándose de una comedia, esta realización de Woody Allen constituye un caso atípico, por cuanto la misma obtuvo el reconocimiento de la industria hollywoodense ganando, ni más ni menos, el Oscar a la mejor película y tres oscars más: actriz, dirección y guión.

Cuenta la historia de una pareja de neoyorquinos interpretados por el propio director y Diane Keaton.

Película de diálogos, frases ingeniosas, de escenarios urbanos bañados del clásico humor de su director, que además rompe reglas del relato al permitir que sus personajes se dirijan directamente al espectador, que haya escenas en las que cualquiera de los dos personajes centrales, desde el presente de la situación, observa a su yo en un momento anterior de su propia historia; entrevistas sobre situaciones de la trama a personas que supuestamente pasan por allí de casualidad, y hasta una escena de animación que parodia al clásico de Disney, Blancanieves y los siete enanitos.

Desde la puesta en escena, desde los diálogos, desde las situaciones que ofrece el relato, Woody da rienda suelta aquí a toda su cinefilia, poniendo en evidencia su amor por la obra de realizadores como Bergman, Fellini y Truffaut. Con continuos flashbacks desmenuza la complejidad de la relación de Alvy Singer con la mujer cuyo nombre da título al filme, a través de estupendos diálogos típicamente “allenianos”, algo así como “discursos con chiste”, es decir, diálogos trascendentes, con lúcida reflexión moral incluida, que desembocan en un remate cómico.

En “Annie Hall”, una película redonda, compacta y sin fisuras, Woody Allen cambia el diván del psicoanalista por algo que, al menos aquí y para él, resulta más eficaz, algo así como una exorcización en voz alta de fantasmas, obsesiones, angustias y recuerdos. Alvy Singer es un cómico literalmente atenazado por el tiempo, un depósito inagotable de vivencias no resueltas y sobre todo de preguntas sobre sí mismo, su personalidad y todo lo que lo rodea. Diane Keaton, por su parte, asume el papel de una actriz atascada en sí misma pero dispuesta a dar un gran paso en su vida, a rehacerse personal y profesionalmente en Los Angeles, camino de un éxito que en realidad todavía no ha llamado a su puerta. Con algunos temores y no pocas relaciones personales fracasadas, con divorcios y desengaños amorosos a cuestas, Alvy y Annie se propondrán un encuentro que alumbrará una intensa historia de amor, con espacio para el humor, la melancolía y los conflictos de pareja, dando testimonio de las turbulencias afectivas de los años ’70. Así, los dos personajes centrales de la película reconstruyen su relación a golpes de memoria, desde su primer contacto hasta los callejones sin salida del presente de la ficción cinematográfica.

“Annie Hall” es una crónica sobre la búsqueda de la felicidad. La película iba a titularse originalmente “Anhedonia”, término clínico que describe la incapacidad de ciertas personas para disfrutar de la vida, para sacar de ésta el máximo partido; algo así como una represión sistemática del placer en la que tiene mucho que ver la religión, la educación y una anómala relación con las circunstancias vigentes de la existencia.

Finalmente, Allen decidió bautizar a esta película como “Annie Hall”, cuyo guión concibió y escribió pensando en Diane Keaton, dándole a esta actriz, quien por entonces era su pareja, la posibilidad de meterse en la piel de un personaje encantador e inolvidable.

Diane Keaton y Woody Allen en "Annie Hall".

Diane Keaton y Woody Allen en "Annie Hall".

Anuncios
Explore posts in the same categories: Ciclo actual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: