“El resplandor”, de Stanley Kubrick, en Cinéfilo Bar (Miércoles 23/09 – 21 Hs.)

Nuestra tarea cineclubística en Cinéfilo Bar se volverá a poner en marcha el día 23 de septiembre con la proyección de un auténtico clásico de la cinematografía de terror como lo es “El resplandor” (The Shining), película de 1980 dirigida por Stanley Kubrick, adaptación libre a cargo del propio Kubrick y la escritora Diane Johnson de la novela homónima de Stephen King, en la que el rol protagónico recayó sobre Jack Nicholson, interpretando al personaje de Jack Torrance.

Con un solvente manejo de recursos técnicos para la producción del relato cinematográfico, principalmente de la recién inventada steadicam, Kubrick fue capaz de crear una escalofriante puesta en escena del más terrible desequilibrio mental.

En “El resplandor” Kubrick consigue una atmósfera formidable, en la que mucho tiene que ver, también, el acertado tratamiento de la banda sonora, que respalda de modo efectivo la presencia argumental de lo sobrenatural. En vez de transformar a la historia en un típico cuento de fantasmas, con sombras y ruidos en la oscuridad, Kubrick convierte a la trama en una experiencia claustrofóbica incluso en escenarios enormes y brillantemente iluminados. Es imposible que el espectador no se sienta abrumado por los decorados del hotel Overlook (gigantesco, laberíntico como el jardín que tiene a la entrada, intimidante), y especialmente por lo que pasa en sus amplios corredores.

Lo cierto es que el director de “La Naranja Mecánica” nos presenta aquí una narración inquietante, que por momentos habrá de provocar una intensa angustia en el espectador, a partir de escenas de alto impacto emocional que detentan, sin dudas, la condición de auténticos paradigmas dentro del terror cinematográfico de todos los tiempos.

La maestría de Kubrick para crear un efectivo clima de temor se hace presente de manera palpable en el extraño e inquietante suspenso que logra al mostrar a un niño montado en un triciclo paseando por los pasillos de un hotel. Cada vez que vemos al pequeño Danny realizar esa acción, se puede sentir que somos arrastrados con él al encuentro de lo desconocido, al misterio mismo del origen del mal que parece haberse apoderado del lugar, ese ominoso ámbito en el que Jack Torrance fue lanzado (definitivamente) al torrente de la locura.

La función en la que se proyectará “El resplandor” se llevará a cabo el miércoles 23/09, a partir de las 21 horas, en Bv. San Juan 1020.-

El resplandor

el_resplandor

Título original: The Shining

País: EE.UU.

Año: 1980

Género: Terror

Director: Stanley Kubrick

Guión: Stanley Kubrick y Diane Johnson, según la novela de Stephen King.

Fotografía: John Alcote

Música: Wendy Carlos y Rachel Elkind

Música no original: Gyorgy Litegi, Bela Bartok y Krzysztof Penderecki

Montaje: Ray Lovejoy

Elenco: Jack Nicholson (Jack Torrance), Shelley Duvall (Wendy Torrance), Danny Lloyd (Danny Torrance), Scatman Crothers (Dick Halloran) y Barry Nelson (Stuart Ullman).

Sinopsis:

ResplandorJack Torrance (Jack Nicholson) se traslada, junto a su mujer y a su hijo, al impresionante hotel Overlook, en Colorado, para encargarse del mantenimiento del mismo durante la temporada invernal, en la que permanece cerrado y aislado por la nieve. Su idea es aprovechar el nuevo empleo para romper su bloqueo como escritor, de modo de poder realizar la obra que necesita para catapultarse al éxito en el terreno de las letras. Buscará esa inspiración al mismo tiempo en que deberá ocuparse de cuidar las instalaciones del majestuoso hotel durante esos largos y solitarios meses de invierno. Pero el lugar le tiene reservado a Jack algo muy distinto, al punto de comenzar a padecer, desde su llegada al mismo, inquietantes transtornos de personalidad, a la vez que comienzan a suceder allí extraños fenómenos paranormales.

Comentario:

Sangre en la nieve *

Resplandor 7

Por Sergio Vargas

Barry Lyndon (id., 1975), la anterior película de Kubrick, supuso un enorme fracaso en taquilla, y mientras que a otros directores/autores esto les resbala siempre y cuando hayan hecho lo que han querido con SU película, al director de La naranja mecánica (A Clockwork Orange, 1971) no le hizo ninguna gracia y estaba decidido a hacer una de las películas más taquilleras en el año de su estreno, cuando quiera que éste fuese. Porque pasaron cinco años desde Barry Lyndon hasta el estreno de El resplandor. Kubrick quería hacer una película de terror, un género en el que no había trabajado hasta entonces, y buscando un material sobre el que trabajar se interesó en primer lugar por la novela “The Shadow Knows”, de la escritora Diane Johnson. Aunque finalmente se decantara por la de Stephen King de igual título que el film, y coescribió el guión con Johnson. El prolífico escritor (que por aquel entonces tan sólo contaba con tres o cuatro novelas) se aseguró de que en el contrato figurase él mismo como autor del primer guión, pero lo cierto es que lo único que hicieron con él Kubrick y Diane Johnson fue leérselo. Aún así, esto se decidió en 1977, ¿Por qué tres años hasta el estreno? Bueno, en primer lugar, Kubrick estuvo más de un año eligiendo los decorados, todos ellos idénticos a edificios ya existentes, tanto en lo referente al exterior del hotel en el que se desarrolla la historia como a los interiores. Una vez se construyó todo, comenzó el rodaje, que se prolongaría durante diez semanas más de lo previsto, principalmente debido a unos fuertes dolores de espalda de Jack Nicholson (aunque el compañero de juergas de Polanski hacía lo posible por calmarlos a base de su diaria dosis de cocaína), con el consiguiente aumento de presupuesto, que alcanzó los veinte millones de dólares, casi el doble de lo que estaba destinado en un principio. Por último, la postproducción se prolongó hasta prácticamente el estreno de la película, a mediados de 1980. El estreno, primeramente se hizo sólo en unos pocos cines de EEUU por si a Kubrick le daba por hacer retoques; evidentemente, esto sucedió. El director recortó veinticinco minutos del montaje original, con epílogo incluido.

En El resplandor, Jack Nicholson interpreta a Jack Torrance, escritor de poca monta (como casi todos los personajes masculinos de Stephen King) que decide aceptar el empleo de vigilante del Overlook Hotel durante el largo invierno en el que éste es cerrado al público. Allí se desplaza con su esposa Wendy, a quien da vida Shelley Duval y su hijo de cinco años Danny (Danny Lloyd) con idea de encontrar la tranquilidad que necesita para escribir la obra que le llevará a la fama. De este modo se convierten en los únicos habitantes del enorme hotel, un hotel que se queda aislado a causa de la nieve durante casi todo el invierno y en el que unos años antes otro vigilante asesinó brutalmente a su mujer y a sus dos hijas, para suicidarse después. El título del film hace referencia a un poder precognitivo que posee Danny, y que comparte con Halloran (Scatman Crothers), el cocinero del hotel.

Aunque bastante desvirtuadas en su lamentable doblaje para la versión española (cuyas voces eligió el propio Kubrick) las interpretaciones de la pareja protagonista son muy buenas. Es cierto que Nicholson está más sobreactuado que nunca, pero también lo es que el papel lo requería, y de hecho Kubrick hizo lo imposible para desquiciarle, tanto a él como a Shelley Duval, que tuvo que ser internada en un psiquiátrico tras el rodaje. Curiosamente la actriz fue nominada en los Razzies de ese año a la peor actriz (y Kubrick al peor director¿?), una decisión que no comparto en absoluto, aunque sólo fuese por la escena (la más recordada de la película) en que Jack intenta entrar a golpe de hacha en el baño cerrado por dentro y Wendy está encogida a un lado de la puerta con un cuchillo completamente aterrorizada y con un rostro que es la auténtica personificación del miedo. Kubrick les hacía repetir decenas de veces todas las escenas aunque la primera toma fuese perfecta, incluso al pequeño Danny Lloyd, una posible razón de que no hayamos vuelto a verle delante de una cámara, y a Scatman Crothers que no era ningún jovencito.

Mientras que en la novela el descenso de Jack hacia la locura venía provocado por la maligna influencia de un hotel embrujado (casualmente ubicado sobre un antiguo cementerio indio) en el film podemos comprobar como el escritor poco a poco va recorriendo el solito ese camino, si acaso ayudado por el aislamiento, y una compañía que quizá no sea la más adecuada para alguien que quiere dedicarse por completo a escribir. Pero por mucho que Stephen King se quejara de estos hechos diciendo que Kubrick no entendía el cine de terror por haber trasladado la maldad del edificio a los personajes, y de que desapareciesen los setos con forma de animales que al final cobraban vida y de que el hotel no explotase, puede decirse que todos los cambios sustanciales con respecto a la novela fueron grandes aciertos, aparte de que salvo estos detalles y poco más (como que en la novela Halloran sobreviviese después de que Jack le dé una buena paliza con un enorme mazo de croquet) la película es una adaptación bastante fiel. Y de hecho, los fantasmas también aparecen. Por citar un ejemplo, dentro de las virtudes del guión de la película frente a la novela está la excelente elipsis en la primera incursión del niño en la habitación prohibida. En lugar de enterarnos de lo que le pasa como ocurre en la novela, cuando Danny abre la puerta nos trasladamos al salón donde Jack y Wendy inician una discusión, y al rato aparece Danny con unas marcas en el cuello. Inmediatamente Wendy sospecha de Jack (que tiempo atrás perdió los estribos con el crío cuando sólo era un bebé) y este será el principio de la debacle. Por supuesto, nosotros sabemos que le ha sucedido algo en la habitación pero nada puede haber peor que cualquier cosa que nos podamos imaginar, hasta que todo quede claro en la segunda incursión, esta vez a cargo de Jack.

Como siempre con Kubrick, en el apartado técnico la película es poco menos que perfecta. Los decorados fotografíados inteligentemente por John Alcott, potenciando los rojos en el interior del hotel, y que tanto tiempo se tardaron en escoger, son todos ellos dignos de recuerdo, pero hay que destacar el intrincado laberinto por el que fueron sustituidos los setos zoomórficos, y en general todos los interiores, desde el gran salón donde Jack tendrá el primer encuentro con el más allá, hasta los baños donde habla con el fantasma de Grady, el antiguo vigilante, en una de las escenas más inquietantes del film, o los enormes pasillos por los que la cámara se mueve sorprendentemente con gran destreza siguiendo desde detrás el periplo de Danny con su triciclo. Tanto en esta escena como en la que Jack persigue a Danny a través del laberinto o en la que Wendy se defiende de él con el bate de béisbol en las escaleras Kubrick se aprovechó de la utilización de la steady-cam, que inventó Garret Brown un par de años antes, y al que utilizó como operador de cámara en la película. La muy bien seleccionada banda sonora está compuesta en su mayoría por piezas clásicas de Bela Bartok, Gyorgy Ligeti y en mayor medida de Krzysztof Penderecky, y algunos temas de los años 30 durante la escena de la fiesta (fantasma) en la que Jack conoce a Grady.

Para muchos se encuentra entre los mejores films de terror de todos los tiempos. Desde luego, los elementos los tiene, y sin duda se encuentra entre lo mejor del género en los años 80 y muchas de sus imágenes merecen por derecho propio encontrarse en cualquier antología: Todas en las que sale Jack Nicholson con el hacha, los torrentes de sangre manando de los ascensores que tantas veces ha sido copiada con mayor o menor suerte (aún no puedo olvidar aquel lamentable collage de películas que es Horizonte final (Event Horizon, 1997. Paul W. S. Anderson), o las hijas gemelas de Grady que invitan a Danny a que juegue con ellas (y me temo que no precisamente a los médicos) o los espeluznantes flashes en que aparecen descuartizadas en el pasillo.

Al final Kubrick consiguió el ansiado éxito de taquilla, a pesar de las quejas del otro S.K., que hace unos años consiguió recuperar los derechos de su propia novela y pudo hacerse un repelente telefilm de casi cinco horas dirigido por Mick Garris y que aún puede encontrarse en las estanterías de bastantes videoclubs.

* Artículo publicado en 2003 en el sitio web español Miradas de Cine

Jack Nicholson en "El resplandor", de Stanley Kubrick.

Jack Nicholson en "El resplandor", de Stanley Kubrick.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Ciclo actual

One Comment en ““El resplandor”, de Stanley Kubrick, en Cinéfilo Bar (Miércoles 23/09 – 21 Hs.)”

  1. Dulce Says:

    He visto en otros artículos que a nadie le ha gustado el doblaje, creo que es es muy importante para que una película fracase, en la escena de Lloyd con Jack en el baño creo que es una pena el doblaje porque le quita mucho a la escena, a mí me gusta verla en HBO porque la pasan en inglés y completa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: