“La zona muerta”, de David Cronenberg, en Cinéfilo Bar (Miércoles 07/10 – 21 Hs.).

Comenzamos a recorrer la edición de octubre de nuestro ciclo en Cinéfilo Bar, que consistirá en la proyección de 4 películas del relevante cineasta canadiense David Cronenberg. La primera de ellas es “La zona muerta” (1983), inmejorable adaptación para la pantalla grande del best seller homónimo escrito por Stephen King, protagonizada por Christopher Walken, quien realiza aquí una labor actoral de alto vuelo. Cronenberg, sin dejar de ser fiel a la fuente literaria, logra llevar la novela de King a su propio terreno, proporcionándole a la narración su inconfundible sello, obteniendo una puesta cinematográfica compacta y sin fisuras.

“La zona muerta” nos cuenta la historia de Johnny Smith, feliz profesor de literatura en un instituto de Nueva Inglaterra, con una hermosa novia y muchos planes para el futuro. Tras un accidente automovilístico que lo deja al borde de la muerte, pasará cinco años en coma. Cuando todos lo dan ya por irrecuperable, Johnny abre los ojos. El mundo a su alrededor ha cambiado: su novia se ha casado con otro y tiene un bebé, y las percepciones de Johnny también se han modificado. Se ha despertado la zona muerta de su cerebro. Ahora, al tocar a la gente, Johnny puede ver sus futuros, meterse en sus mentes. Esta habilidad tan inoportuna para el pobre Johnny lo llevará a enfrentarse con grandes peligros, que amenazan su vida, la de su ex novia, y la del mundo entero.

Excelente película de un gran realizador, “La zona muerta” es fundamentalmente un drama que condensa en su argumento elementos de romance, de policial, de denuncia política, fantásticos, históricos, psicológicos, y cuyo desarrollo narrativo incluye oportunos y logrados momentos de suspenso e, incluso, impactante gore, todo envuelto en una atmósfera de nostalgia y melancolía que conmueve hasta las paredes y que se vincula con la tremenda soledad del personaje central. Podría decirse, en última instancia, de que estamos en presencia de un relato “cronenberguiano” hasta la médula, centrado en los sentimientos, dudas, temores y angustias de los personajes principales, que cautiva, emociona y, con la noble colaboración de la música de Michael Kamen, nos comunica una estremecedora tristeza.

La función en la que se exhibirá “La zona muerta” se realizará el miércoles 7 de octubre, a las 21 horas, en Bv. San Juan 1020. Los esperamos.-

La zona muerta

(The Dead Zone)

La zona muerta poster

Estados Unidos – Canadá, 1983. 103′

Director: David Cronenherg.

Productor ejecutivo: Dino De Laurentiis.

Guión: Jeffrey Boam, según el libro de Stephen King.

Fotografía: Mark Irwin, en color.

Diseño de producción: Carol Spier.

Música: Michael Kamen.

Montaje: Ronald Saoders.

Sonido: Bryan Day.

Vestuario: Olga Dimitrov.

Intérpretes: Christopher Walken (Johnny Smith), Brooke Adams (Sarah Bracknell), Martin Sheen (Greg Stillson), Sean Sullivan (Herb Smith), Jackie Burroughs (Vera Smith), Tom Skerrit (sheriffBannerman), Herbert Lom (Dr. Sam Weizak), Anthony Zerbe (Roger Stuart), Nicholas Campbell (Frank Dodd), Colleen Dewhurst (Henrietta Dodd), Geza Kovacs (Sonny Elliman), Peter Dvorsky (Dardis), Barry Flatman (Walt), Simon Craig (Chris Stuart), Cindy Hinds (Natalie).

Comentario:

Martin Sheen, en "La zona muerta".

Martin Sheen, en "La zona muerta".

Aunque en principio pudiera parecer que David Cronenberg no era el director ideal para llevar a la pantalla la quinta novela publicada por Stephen King, “La zona muerta”, la visión del filme evidencia que el cineasta supo llevar a su terreno la historia del hombre señalado por el destino para, tras un accidente, despertar con poderes de precognición que no desea. Cronenberg hace de la novela su particular lectura, y, sin traicionar el sentido del original literario, del que se hace una versión bastante fidedigna, consigue escribir con su propia caligrafía sobre los temas que tanto le interesan: el deterioro físico, pero sobre todo moral, el desmoronamiento interior, son, también, asuntos sobre los que trata la película, como ya había hecho en su anterior filmografía, desde “Scanners” a “Videodrome”, pasando por “Vinieron de dentro de…” o “Cromosoma 3”; no digamos de su obra posterior a ésta, filmes como “La mosca”, “Inseparables”, “M. Butterfly” o “Crash”; ello, por supuesto, además de los temas propiamente aportados por el texto kingiano: la fatalidad del destino, el amor desairado por sucesos incontrolables, la capacidad de hacer el bien con poderes sobrenaturales, la dura carga de soportar algo tan pesado como la facultad de ver el futuro de los demás, el complejo de culpa por ser visto como un monstruo por las personas “normales”.

Pero finalmente el tema fundamental aportado por King, y conducido solventemente por Cronenberg, es la plausibilidad, incluso el derecho a intentar modificar el futuro cuando éste se presenta meridianamente negro. Se lo pregunta Smith a su médico, el Dr. Weizak, un afectado por la Segunda Guerra Mundial: ¿mataría a Hitler si pudiera viajar en el tiempo, con lo que sabe que hizo el dirigente nazi? El médico hace lo que parece una versión libre del juramento hipocrático: “mi vocación es salvar vidas, me gusta ayudar a las personas, las quiero, así que, sí, mataría a ese hijo de puta”, viene a decir, venciendo las últimas dudas morales de Smith con respecto a lo que sabe que tiene que hacer, acabar con Stillson, político corrupto y demagogo que habría de llegar a la Casa Blanca y desde allí desencadenar un holocausto nuclear.

Ése es, pues, el tema último de la película, aunque, como hemos visto, no el único. Es más, se diría que no es el asunto que más interesa a Cronenberg, sino más bien la ruina que se produce en la vida tranquila y sin sobresaltos de este joven profesor con novieta virgen porque “hay cosas por las que merece la pena esperar”, cuando un sino malhadado le roba, en primer lugar cinco años de su vida, después su único amor, más tarde la vida de su madre y, encima de todo, le carga con un peso que no desea llevar, un estigma que servirá para hacer el bien en algunos casos, aunque para otros sea una maldición, pero que progresivamente irá comiéndose, literalmente, lo que le resta de vida, hasta abocarlo a una decisión heroica: o matar al futuro genocida o vivir con la certeza de que el mundo tiene sus días contados y él, que lo sabe, no ha hecho nada para evitarlo.

Toda la película, pero sobre todo las primeras secuencias, están impregnadas de una sensación de fatalismo, desde la tarea que encarga el profesor Smith a sus alumnos (“os gustará, trata de un profesor perseguido por un demonio sin cabeza”), de alguna forma una hermosa pero tétrica metáfora de lo que a él mismo está a punto de sucederle, hasta la extraña sensación que le invade cuando circula a toda velocidad, con su novia, en la montaña rusa, una especie de premonición no sustanciada. A este fatalismo que ya no se separará de todo el filme no es ajena tampoco la lírica pero decididamente melancólica partitura compuesta por Michael Kamen, una banda sonora inquietante sin estridencias, misteriosa y bella, así como la fotografía de Mark Irwin, que se recrea en los níveos paisajes de la ficticia Castle Rock y de otras ciudades (ficticias o no) de Nueva Inglaterra, un universo blanco apenas cortado por la sangre de la escena final, cuando se desencadena la tragedia que venía presagiándose durante toda la película.

“La zona muerta” es una notable obra, plenamente autoral de Cronenberg, que no traiciona en ningún momento el sentido de su carrera, tan interesante siempre, y al mismo tiempo plenamente kingiana, por existir evidentes puntos de intersección entre las obsesiones del director y del autor de la novela, sin por ello perder homogeneidad temática. Cinematográficamente hablando es formidable, espléndidamente realizada por un cineasta que ya empezaba a ser considerado como lo que es, uno de los más fascinantes y personales autores de las últimas décadas.

Enrique Colmena

Publicado en el sitio CRITICALIA – Revista española de opinión cinematográfica

http://www.criticalia.com/critica-zona-muerta-1583

Crishtopher Walken, en "La zona muerta"

Christopher Walken, en "La zona muerta".

Anuncios
Explore posts in the same categories: Ciclo actual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: