“M. Butterfly”, de David Cronenberg, en Cinéfilo Bar (Miércoles 14/10 – 21 Hs.).

La próxima entrega de nuestro ciclo de los días miércoles en Cinéfilo Bar, en la continuidad del repaso a la más que interesante filmografía del realizador David Cronenberg, consistirá en la proyección de “M. Butterfly” (1993), película en la que el canadiense, con su habitual economía narrativa, pone en escena una historia de misteriosos recovecos. Se trata de un singular relato cinematográfico que detenta la capacidad de provocar una disparidad de sensaciones en el espectador, poseedor de una belleza indescifrable y cuyo visionado termina por convertirse en una experiencia embriagante e inolvidable.

“M. Butterfly” se basa en la obra de teatro del escritor norteamericano de origen chino David Henry Hwang, un celebrado drama que ganó el premio Tony a la mejor obra en 1988, y cuyo argumento se inspira en un caso real. La frase de la obra de Hwang “Sólo un hombre sabe cómo debe actuar una mujer” fue la que disparó el interés de Cronenberg por llevar a cabo el respectivo proyecto cinematográfico.

“M. Butterfly” examina hasta qué punto la mente humana puede condicionar su propia percepción de la realidad, en una variación del tema de la división mente/cuerpo a la que el director es tan afecto. Sin embargo, el filme introduce una serie de elementos (ambientación exótica, acontecimientos históricos, motivaciones políticas) que para entonces podían considerarse nuevos en la obra de Cronenberg y que mostraban claramente su evolución, ya iniciada con “Pacto de Amor”, en la que los horrores físicos se sustituyen por horrores psicológicos.

La puesta en escena de la especial relación de amor que ocupa el centro de la historia en “M. Butterfly” asume un ritmo moroso y se plasma en encuadres equilibrados y elegantes, acompañados por una exquisita y conmovedora música incidental en la banda sonora, compuesta por el talentoso Howard Shore, habitual colaborador de Cronenberg. Son elevados, también, los aportes en cuanto a fotografía y dirección artística, rubros que sin dudas contribuyen a la excelencia de esta realización.

Al comienzo de la película, vemos un primer plano de una partitura y una mano que enciende la luz del atril, apareciendo nítidamente el título de la obra Madame Butterfly. Esta sencilla imagen establece el punto de partida del filme y el universo conceptual en el que Cronenberg inserta su narración: Vamos a asistir a una representación, a una función de teatro creada por la mente de Gallimard y protagonizada por él mismo, en la que el diplomático, en el afán de alimentar su ego masculino, decide enamorarse de una fantasía más que de una persona.

“M. Butterfly” cuenta con el valor añadido de tener como protagonista a ese extraordinario actor que es Jeremy Irons. Cronenberg no dudó en asignarle al intérprete inglés el papel de Rene Gallimard, elección que ostenta una curiosidad: Hasta ese momento, ni el actor había trabajado más de una vez con un mismo director, ni el cineasta había repetido protagonista a lo largo de su carrera (Irons había protagonizado la anterior realización de Cronenberg, “Pacto de Amor”, de 1988. Esta circunstancia volvería a darse años después con Viggo Mortensen, protagonista de “Una historia violenta” y “Promesas del este”, las últimas películas conocidas de David Cronenberg).

La función en la que se proyectará esta sugerente e imaginativa realización “cronenberguiana” tendrá lugar el miércoles 14 de octubre, en el horario de las 21, en Bv. San Juan 1020. Los esperamos.-

“M. Butterfly”

M. Butterfly

Título original: M. Butterfly

Año: 1993

País: EE.UU.

Director: David Cronenberg

Género: Drama

Guión: David Henry Hwang (A partir de su propia obra teatral)

Música: Howard Shore

Fotografía: Peter Suschitzky

Reparto: Jeremy Irons, John Lone, Barbara Sukowa, Ian Richardson, Annabel Leventon, Shizuko Hoshi, Richard McMillan, Vernon Dobtcheff.

Sinopsis:

m-butterfly

Basada en hechos reales, narra la historia de amor entre Rene Gallimard, un diplomático francés destinado en China en los años 60, y una fascinante y misteriosa diva de la ópera de Beijín, Song Liling, que consigue ocultarle durante muchos años un importante secreto. La misteriosa cantante seduce y atrapa al diplomático en un apasionado juego que incluye varias sorpresas. David Cronenberg, uno de los mayores cineastas canadienses, se aparta aquí de las variaciones del horror físico (tema recurrente de su primera etapa como realizador) para trasladar al cine la obra teatral de David Henry Hwang, que reincide en una preocupación muy actual: las posibilidades de los roles sexuales. Si en las anteriores películas de Cronenberg el horror nacía en el cuerpo para modificar los procesos mentales (“La mosca” sería el ejemplo más acabado), en esta realización es claramente la mente la que transforma la realidad que rodea al protagonista. Pero en el momento mismo en que el frágil universo de éste se desmorona y lo hermético de su subjetiva percepción deja paso a la realidad, portadora de una verdad que le resulta insoportable, es entonces cuando la tragedia inevitable termina imponiéndose.

Análisis:

“TÚ ERES MI BUTTERFLY” (*)

butterfly1

David Cronenberg adaptó esta premiada obra teatral de Broadway, ganadora de tres premios Tony, desligándose, sólo en apariencia, de sus trabajos anteriores, pues sus principales inquietudes escénicas fueron intensamente desarrolladas en esta exultante M. Buttterfly que circunscribe la debilidad de Cronenberg por los miedos internos, la transformación corporal del hombre y los oscuros fondos de la mente humana, una de sus creaciones más redondas, bellas y misteriosas, una historia que oprime, asfixia, subyuga el alma haciendo cómplices de su ambigüedad romántica a un espectador aferrado, intrigado por los pliegues de un imprescindible Jeremy Irons en el pellejo de un diplomático francés misteriosamente enamorado, hechizado, por una enigmática diva de la opera de Pekín, Song Liling, una relación tortuosa que llevará a Rene Gallimard a las cloacas del dolor ardiente, el impulso que roza la locura hasta implantarse en la ceguera de un amor indescifrable.

Cronenberg dilata la psicología de sus criaturas sin manipulaciones ni opulencias, trepando por los sentimientos de una manera turbadora, con la atmósfera adecuada y los componentes concretos, encarcelando sus peones con mano elegante, mitificando el entorno de una China nocturna y clandestina, inundada de secretos regados por el comunismo, la histeria internacional de una guerra inmediata, la revolución cultural o el espionaje integrista, el mismo que da encuadre al espacio que Cronenberg aplica a su metamorfosis parasitada, infectando las entrañas de una espiral obstruida por el llanto de una enfermiza necesidad de dependencia.

M. Butterfly es una tragedia con síntomas de embrión operístico, con un equipo exquisito de colaboradores, a los que su director considera familia cinematográfica, la fotografía del genial Peter Suschitzky (El imperio contraataca), contrastada en los lujosos escenarios monumentales de China o París con los interiores claustrofóbicos rodados en estudios de Toronto, con la sensual música de Howard Shore en una composición frágil y sugerente perfectamente acompañada de fragmentos de la inmortal ópera de Puccini, y la entregada, mística, interpretación de sus actores, una cinta estremecedora construida en los terrenos virales de un artista desbordado de aptitudes, un Cronenberg apetitosamente purificado.

(*) Fragmento de un comentario aparecido en el sitio FilmAffinity:

http://www.filmaffinity.com/es/review/44443204.html

Jeremy Irons en "M. Butterfly".

Jeremy Irons en "M. Butterfly".

Anuncios
Explore posts in the same categories: Ciclo actual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: