“La adorable revoltosa”, de Howard Hawks, en Cinéfilo Bar (Miércoles 02/12 – 21 Hs.).

Iniciando el “Final de año en clave de comedia”, última serie de películas del ciclo 2009 de Videoteca del Mirador en Cinéfilo Bar, el miércoles 2 de diciembre, a partir de las 21 horas, en la sala de Bv. San Juan 1020, se proyectará “La adorable revoltosa” (1938), excelente realización del talentoso Howard Hawks que cuenta con grandiosas actuaciones de Katharine Hepburn y Cary Grant. Los esperamos.-

“La adorable revoltosa”

(Bringing Up Baby)


País: EE.UU.

Año: 1938

Duración: 102 minutos

Director: Howard Hawks

Guión: Dudley Nichols y Hagar Wilde, basados en una historia de Wilde.

Fotografía: Russell Metty (B/N)

Edición: George Hively

Música: Roy Webb

Elenco:

Katharine Hepburn …. Susan Vance

Cary Grant …. Dr. David Huxley

Charles Ruggles …. Mayor Applegate

Walter Catlett …. Alguacil Slocum

Barry Fitzgerald …. Sr. Gogarty

May Robson …. Tía Elizabeth

Fritz Feld …. Dr. Lehman

Skippy …. George

Nissa …. Baby

Sinopsis:

David Huxley es un paleontólogo que está a punto de acabar la laboriosa reconstrucción del esqueleto de un brontosauro, del que sólo le falta una clavícula intercostal, y que también está a punto de casarse con su anodina secretaria.

Por medio de extrañas circunstancias, conoce a Susan Vance, una chica muy decidida que se enamorará instantáneamente de él. Susan, adinerada y caprichosa, se dedicará a manipular a Huxley y a dedicarle sus atenciones con su particular estilo. La trama se irá complicando con una serie de personajes secundarios y la presencia de un leopardo llamado Baby.

Sobre Katharine Hepburn:

La escena es así: Cary Grant está subido en lo más alto de un andamio, poniendo el último hueso, el más preciado, el único que le falta para completar el esqueleto de un brontosaurio, una tarea a la que le había dedicado los últimos cuatro años de su vida. Pero llega Katharine Hepburn, alegre como siempre, con una capelina tan grande como todo el Museo de Ciencias Naturales. Está emocionada porque él, finalmente, le confiesa que la quiere, a pesar de todo, a pesar de que fue a parar a la cárcel por ella y se pasó todo un fin de semana de locos, persiguiendo un leopardo por medio Connecticut. Ella trepa la escalera y, en la cumbre, comienza a hamacarse de felicidad. Cuando descubre que está a punto de caer, se trepa inconscientemente al esqueleto del brontosaurio, que no tarda en ceder. El alcanza a sostenerla por un brazo y ella queda colgando como una trapecista, mientras a sus pies todo se desmorona… No importa. Cary Grant no puede sino abrazarla y darle un beso apasionado. ¿Cómo no enamorarse de ese torbellino hecho mujer?

La película era La adorable revoltosa (Bringing Up Baby, 1938) y no sólo fue una de las cumbres de la screwball comedy, la comedia lunática, el único género subversivo que cultivó Hollywood. También se convirtió en el film-insignia de la carrera de Katharine Hepburn, quizás la actriz más libre y radiante que haya dado la época de oro del cine estadounidense, fallecida (a la edad de 96 años) no muy lejos de donde corría detrás de ese leopardo al que ella consideraba, por qué no, su mascota.

(…)

Extractado de “Una eterna y adorable revoltosa”, artículo escrito por Luciano Monteagudo para el diario Página 12 en junio de 2003: http://www.pagina12.com.ar/diario/espectaculos/6-22044-2003-06-30.html

Sobre “Bringing Up Baby”:

(…) Vale la pena mirar hacia atrás en el tiempo para conocer los orígenes (del género de la comedia), cuando su novedad y frescura sacudieron a las audiencias que no alcanzaban a comprender la futura importancia de lo que presenciaban. Y qué mejor punto de partida que “Bringing Up Baby”, del prolífico director Howard Hawks, cuya experta mano contribuyó a redefinir no sólo la comedia romántica, sino también el cine “noir” (con la clásica “The Big Sleep”), el cine policiaco (con “Scarface”, de 1931) y la comedia picaresca (con “Gentlemen Prefer Blondes”, de 1953).

Como muchas de las películas de Hawks, “Bringing Up Baby” no tuvo mucho éxito al momento de su estreno, y sólo fue reconocida hasta años después. Esta aparente coincidencia sólo confirma que Hawks estaba adelantado a su tiempo, probando cosas nuevas y definiendo los estilos y estándares que Hollywood seguiría durante décadas, incluso hasta nuestros días.

“Bringing Up Baby” trata de la extravagante relación entre Susan Vance (Katharine Hepburn) y David Huxley (Cary Grant). Ella es una alocada muchacha de familia rica, aparentemente distraída y torpe. Él es un tímido paleontólogo, a punto de casarse y de completar el mayor triunfo de su carrera: la reconstrucción del esqueleto de un brontosaurio. Sólo falta un hueso para terminar el trabajo, y David, en el día previo a su boda, recibe noticia de que una expedición en Utah lo ha encontrado, y que se lo enviará el mismo día.

Esto, desde luego, es una gran noticia, pues ayudará a conseguir la donación de un millón de dólares que el Museo necesita desesperadamente para continuar funcionando. Alice Swallow (Victoria Walker), la prometida de David y compañera de trabajo, es muy estricta, y a pesar de que se casarán al día siguiente, ella insiste que la boda (y demás actividades matrimoniales) no deberán interponerse en el trabajo del Museo. Incluso está dispuesta a sacrificar la luna de miel para que David no interrumpa la reconstrucción del brontosaurio, a quien ella ve como su “hijo”… el exitoso producto de su matrimonio con un paleontólogo. David no parece muy entusiasmado con este prospecto marital, pero dada su naturaleza tímida y complaciente, acepta lo que Alice le propone. Pero antes de cualquier cosa, David debe reunirse con el abogado del donador del millón de dólares, para explicarle porqué es tan necesario ese dinero para el Museo.

El abogado es el Sr. Peabody (George Irving), y el sitio de reunión resulta ser un campo de golf, en el que, sin que él lo sepa, comenzarán los problemas para David. Siguiendo una bola perdida, el paleontólogo se encuentra con Susan, y lo que comienza como un malentendido con las pelotas de golf, irá escalando hasta extraordinarios niveles de comedia y confusión.

Parte importante de la trama es el “Baby” del título: un dócil leopardo, enviado desde Brasil por el hermano de Susan. Habiéndose enamorado de David, y sabiendo que se casará al día siguiente, Susan finge ser atacada por el leopardo durante una conversación telefónica. Él acude valerosamente a su rescate, sólo para ser engatusado y terminar aceptando acompañar a Susan a su granja en las afueras de la ciudad. (…) Eventualmente las cosas se resolverán, no sin antes incorporar persecuciones, confusión y la destrucción del enorme esqueleto del brontosaurio.

(…)

(Con) “Bringing Up Baby” una vez más el director Howard Hawks (estableció) un estándar para el futuro, y aunque ahora los convencionalismos del género parezcan cansados, conviene recordar que en su momento fueron innovadores y sorprendentes. Conviene también ver “Bringing Up Baby” dentro de su contexto histórico y social para disfrutarla plenamente, lo cual es sencillo tomando en cuenta el ingenioso guión de Dudley Nichols y Hagar Wilde, y el extraordinario elenco encabezado por los íconos de la pantalla Cary Grant y Katharine Hepburn. Ambos tuvieron carreras muy destacadas, pero posiblemente nunca más participaron en una película que cambiara radicalmente la faz del cine. Aún sin darse cuenta cuando lo hicieron.

Pablo del Moral

Extractado de: http://www.cinencanto.com/critic/m_bringingbaby.htm

Anuncios
Explore posts in the same categories: Ciclo actual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: