Archivo para noviembre 2010

Cine en el Sanjo :”Tierra y Libertad” (Viernes 26/11 – 18:30 Hs.)

26 noviembre 2010

“Tierra y Libertad” (Land And Freedom, 1995, 110’), de Ken Loach, con Ian Hart, Icíar Bollaín, Rosana Pastor, Tom Gilroy, Marc Martínez, Sergi Calleja, Pascal Demolon, Paul Laverty, Josep Magen, Jürgen Müller y Emili Samper.


“Tierra y Libertad” es una película de Ken Loach basada en el libro “Homenaje a Catalunya”, escrito por George Orwell. Gran parte de esta realización cinematográfica constituye, de hecho, una recreación de escenas de esa obra: El ejercicio en la plaza de armas del cuartel Lenin, las trincheras en el frente de Aragón, el rifle que se dispara por la culata, las luchas de mayo en Barcelona, entre otros aspectos del citado texto.

La película puede definirse como el relato de un episodio dentro de la Guerra Civil española, en el cual quedan expuestos los elementos del porqué el desenlace de ese conflicto derivó en el triunfo del fascismo, es decir, las razones por las cuales la República no fue capaz de aplastar la reacción política encarnada en el general Francisco Franco. En tal sentido, el filme no deja de denunciar el carácter criminal de la política de la burocracia estalinista al boicotear la perspectiva de enfrentar el levantamiento fascista con la estrategia de la revolución proletaria y campesina, procurando por todos los medios que los explotados insurrectos, lanzados concientemente a aquella perspectiva, se subordinaran al régimen republicano, defensor del orden burgués.

En “Tierra y Libertad”, David, un joven comunista desempleado de Liverpool, se une a una milicia del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista), ya que éste es el primer grupo que encuentra al llegar a España para luchar contra las fuerzas fascistas del general Franco. El POUM había sido fundado en Barcelona, en plena clandestinidad, el 29 de Septiembre de 1935, sobre la base de la fusión del Bloque Obrero y Campesino y de la Izquierda Comunista. Su creación se produjo en un período crucial de la historia del movimiento obrero español: el comprendido entre la Revolución de Octubre de 1934 y la sublevación militar-fascista de Julio de 1936.

Cuando David por fin se da cuenta, después de los sucesos de mayo de 1937 en Barcelona, que los estalinistas están traicionando a la revolución, hace añicos su carnet del Partido Comunista británico. Finalmente, cuando el POUM es declarado fuera de la ley -hay un vistazo al infame titular que aparece en el Daily Worker (diario comunista inglés) el 19 de Junio de 1937: “Troskistas españoles con Franco” -, la milicia de David es desbandada a la fuerza y su comandante es arrestado, seguramente para enfrentarse, como Andreu Nin (principal dirigente del POUM), a la tortura y a la muerte. Luego de ese desbande, David, al comprender políticamente lo que estaba ocurriendo, llegará a decir: “Si hubiésemos triunfado aquí, y se pudo haber hecho, hubiésemos cambiado al mundo”.

Un momento particularmente intenso de la película, es aquel en que los aldeanos y los milicianos del POUM tienen una asamblea para discutir la colectivización, el corazón de la revolución española, en donde Loach, mediante una atmósfera visual y narrativa de tipo documental, consigue transmitir de manera genuina la idea de que el pueblo oprimido ha decidido tomar su destino en propias manos.

En “Tierra y Libertad”, Ken Loach se hace eco de la profunda convicción alcanzada por Orwell al calor de este proceso, expresada desde Barcelona en su carta a Cyril Connolly (8 de junio de 1937): “He visto cosas maravillosas y puedo, por fin, realmente creer en el socialismo, lo cual nunca creí antes”.

Función abierta a todo el público – Entrada “a la gorra” (contribución voluntaria).

Sol de Mayo 726 – Alto Alberdi

Organizan:

– Centro Cultural y Biblioteca del Colegio San José

– Videoteca del Mirador (Cineclub Itinerante)

“Lula, el hijo de Brasil”

8 noviembre 2010

La historia, a su medida

La trama del film de Fabio Barreto, “Lula, el hijo de Brasil” (2009), gira alrededor del fuerte lazo que unía a Lula con su madre y al amor que sintió por su primera mujer, pero lo que pretende es indagar al personaje político.

Llama la atención que en una película sobre uno de los principales líderes sindicales latinoamericanos no aparezca la patronal. Sí los obreros, los sindicatos, la dictadura militar de la época, pero no la patronal. ¿Será porque “Lula, el hijo de Brasil” fue financiada por múltiples empresas? El film luce un orgulloso cartel que indica que no recibió ningún aporte estatal, luego de lo cual desfilan durante dos minutos los nombres de los grandes grupos económicos, nacionales y extranjeros, que la produjeron.

La película es una reivindicación de Lula desde la derecha neoliberal, pero no por eso menos verdadera. El film ajusta el pasado de Lula a su presente. Cuando los obreros protestan, nunca sabemos bien por qué. El futuro mandatario parece ganar el apoyo de las masas por su llamado a la concordia general, por poner la otra mejilla y por contener a los extremistas de siempre (“nadie acá, de ninguna manera, es enemigo del patrón, porque después de todo, ¿quién nos paga el sueldo a fin de mes?”, dice un improbable Lula en el cierre de una campaña electoral sindical).

En la historia de Barreto, el primer acercamiento de Lula a una huelga se produce en una toma de una fábrica, en la que un grupo de trabajadores pertenecientes al Partido Comunista asesina al gerente. Según la película, este tipo de huelga salvaje, descripta al mejor estilo C5N, alejó durante varios años a Lula del sindicalismo, además de haber sido ‘funcional’ al golpe de 1964. Luego comenzaría a colaborar en el gremio metalúrgico, preocupándose por las cuestiones relacionadas a la asistencia social de los afiliados y convirtiéndose en mano derecha de un burócrata “amigo de los milicos”. Las divergencias de Lula con el burócrata nunca quedan claras, pero finalmente lo desplaza de la dirección por medio de un acuerdo. Pero es cierto que Lula se formó como burócrata sindical bajo el alero de la dictadura.

“Lula, el hijo de Brasil” puede ser descrita como la perfecta contracara de aquella maravillosa película clasista “Ellos no usan smoking” (Leon Hirszman, 1981), pero no menos real: el ascenso de un dirigente obrero para cumplir una función antiobrera. Pero no estamos ante una película contestataria, sino complaciente. El film es antiobrero, especialmente en el sentido más profundo: la negación de la capacidad de la clase obrera para actuar y resistir colectivamente.

El Lula creado por Barreto no quiere saber nada con las ideas políticas. Suena muy raro que alguien que fue dirigente de un partido que nucleó al 98% de la izquierda brasileña no tuviera inquietudes ideológicas, que le hubieran venido por encanto con la Presidencia. La inspiración del mandatario parece no ser otra que el amor infinito que recibió de su madre. Esta sería la base de su partido -el amor hacia las masas. Lula acogió con orgullo esta reescritura de su historia y de la historia; no sólo Stalin falsificaba el pasado. Para los defensores del orden existente, el pasado es reciclable.

La falsificación de Lula por parte de la derecha es el retrato más próximo a la verdad.

N. L.

http://po.org.ar/articulo/po1152086/lula-hijo-de-brasil